Escándalo Volkswagen

Volkswagen: El coche del pueblo

Era la marca insignia en automoción a nivel mundial…y quizá lo siga siendo por no ser claras cuáles van a a ser las consecuencias de sus actos; se saben cuáles deberían ser, pero falta la claridad de cómo se resolverá.

¿Qué ha ocurrido? Algo difícil de explicar a una clientela que con sus pagos e inversiones han comprado un coche de la marca Volkswagen y desean, entre otras cosas, un consumo y emisiones bajas, acordes con el medio ambiente y que la necesidad de desplazarse no vaya en desmedro de la contaminación. Según todas las informaciones, la compañía habría incluido en el software que controla las emisiones de gases y restos de la combustión, un programa que reducía la cantidad real de óxido de nitrógeno emitido a la atmosfera, en cuanto se sometía a inspección técnica. Una parte inmaterial que gobernaba la material, siendo desconocido por clientes, inspectores, autoridades…todos salvo por Volkswagen.

La seguridad que se tenía en que este trucaje en la medición de emisiones fuera indetectable, unida a la protección de derechos de autor que impedía conocer los secretos de este programa (Digital Millennium Copyright Act, DMCA) fue causa para que, desde Estados Unidos llegando hasta Europa, unos 11 millones de automóviles recogieran este software malicioso; no sólo en coches de la propia Volkswagen, también en otros de las marcas Audi, Seat o Skoda.

Fueron la EPA (Enviromental Protection Agency) y la Universidad de Virginia quienes destaparon el caso debido a un informe independiente realizado por la segunda, que puso los hechos en conocimiento de la primera. La suerte estaba echada.

A una caída en Bolsa espectacular, ha tenido que sumarse la caída en el prestigio y la confianza en la Marca, el despido del anterior presidente Martin Winterkorn y el nombramiento de Matthias Müller para dirigir la compañía en esta época tan delicada.

Escándalo VolkswagenLas consecuencias directas de este escándalo serían:

  • Encarar diferentes demandas judiciales/denuncias y querellas en varios países (se conoce ya que en España la investigación correrá a cargo de la Audiencia Nacional).
  • Efectos secundarios-de defensa agresiva: retirada o reducción de inversiones y planes de empleo en países si las medidas contra la compañía les afectan gravemente. A esto, se le añaden medidas como el fichaje de la ex magistrada del Tribunal Constitucional alemán Christine Hohmann-Dennhardt como responsable de asuntos jurídicos e Integridad.
  • Provisiones y dotaciones contables para probables fallos indemnizatorios; la compañía habrá de reservar capital y recursos de tesorería (6.500 millones de Euros por el momento) en previsión de una condena muy onerosa, afectando a su contabilidad, margen de beneficios y reservas para poder operar en el mercado.
  • Influencia en políticas de la UE: La influencia de las grandes empresas se plasma en las políticas legislativas actuando para que estas recojan y tengan en cuenta sus intereses; recientemente responsables de los países miembros tratan en la Comisión Europea elevar el nivel máximo de contaminación permitido a vehículos diesel, precisamente tras saltar el escandalo Volkswagen, prefiriendo salud económica a salud física de los ciudadanos.

Es de notar que todos los incumplimientos en materia de protección al medio ambiente habían ocurrido cuando precisamente Volkswagen ya contaba con una estructura interna y planes de cumplimiento, que recogerían medidas ambientales, lo que incrementa la gravedad, pues tanto en EEUU como en España rige ya el principio “Societas delinquere potest”; esto es, el reconocimiento de responsabilidad penal de empresas y personas jurídicas que cometan o se beneficien de la comisión de delitos, de acuerdo a los requisitos que fija nuestro Código penal, Art. 31 bis. ¿Qué delito media aquí? Según recoge el Art. 328 del mismo código, en relación al Art. 325, provocar o realizar emisiones que sean, o puedan ser dañinas al medio ambiente, contraviniendo las normas, con pena de multa muy elevada y, según la gravedad, podrá el juez decidir medidas tales como inhabilitar a la empresa para recibir subvenciones, contratar con el sector público o disfrutar de incentivos fiscales por tiempo determinado.

Por otra parte, la fiscalía de la Audiencia Nacional argumenta que, dado que los motores trucados se presentaban como reductores de la contaminación, Volkswagen habría disfrutado para su desarrollo y fabricación de subvenciones públicas (planes PIVE); al probarse la falsedad sobre respeto medioambiental, podría haberse incurrido en fraude de subvenciones (Art. 308 del Código Penal).

Escándalo Volkswagen 2No obstante, visto cómo evolucionan las decisiones en la Comisión Europea, atemperando las obligaciones en materia de medio ambiente y, en lugar de hacer efectivo el cumplimiento íntegro, se vuelve preferible cambiar la normativa y reducir la atención a la ecología para que casos similares no vuelvan a ocurrir, por estar permitidos.

Dentro de que todas las decisiones acarrean consecuencias, puede deducirse que hoy hallarse en un mundo global no permite ocultar nada, siendo cuestión de tiempo que todo hecho ilegal que una empresa intente ocultar no está exenta del riesgo de conocerse, por las propias autoridades o por delación de un tercero (práctica denominada whistleblowing).

Hoy somos testigos desde Eulat Law Institute de las consecuencias globales de unos incumplimientos globales; nuestro deseo el hacerlo llegar a todos, y acaso lograr que cale un cambio en el modo de entender la ética en los negocios y las obligaciones normativas, que algún sentido encierran y de las que resulta muy caro evadirlas, como ya hemos recogido hoy aquí.

____

Si eres uno de los afectados de Volkswagen podemos ayudarte. Escríbenos a roliva@eulat-lawinstitute.com y a la mayor brevedad contactaremos contigo.

The following two tabs change content below.

Alberto Lloret Mariño

Licenciado en Derecho y Máster en práctica jurídica por la Universidad de Zaragoza, especializado en Derecho bancario, arbitraje, y penal económico (compliance).

Latest posts by Alberto Lloret Mariño (see all)

Posted in Administración de Justicia, Derecho Penal, General and tagged .

3 Comments

  1. Hola. Yo tengo un Golf del 2010 y no sé si estoy afectado por este problema. ¿Dónde puedo informarme al respecto? Gracias.

  2. Pingback: La necesidad de evidenciar lo evidente | Blog ODM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *